Educación

Carta a la Dirección y al Consejo Escolar del Colegio Público Jarama, de Rivas Vaciamadrid

La Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid ha tenido conocimiento de que en ese centro docente existe un “Aula de religión”, así como de que ésta es utilizada, entre otras actividades, para impartir la clase de la asignatura alternativa a la religión. Por tal motivo, deseamos hacer las siguientes consideraciones:

1.- En relación con la existencia de la referida “Aula de religión” en ese Centro público de enseñanza, cabe hacer una consideración inicial: el art. 16 de la Constitución Española (CE en adelante) establece el principio de aconfesionalidad del Estado, por lo que ninguna confesión religiosa tiene carácter estatal (público), lo que significa que el Estado (lo público, lo que obedece a los intereses generales) no puede confundirse, adherirse, ni prestar su respaldo a ningún credo religioso. O dicho en palabras de la Sentencia del Tribunal Constitucional (STC, en adelante) 46/91, “no cabe confusión alguna entre los fines religiosos y los fines estatales” (públicos).

A mayor abundamiento, con mucha menos razón resulta explicable que en un centro público de enseñanza se identifique una parte de sus instalaciones (un aula) con creencias religiosas, proclamando una desigualdad de trato, y una discriminación manifiesta por razón de las creencias, de l@s menores de edad usuarios de dicha aula, contraviniendo el art. 14 de CE.

No es baladí el hecho de la perversa utilización (por inadecuada) de los recursos públicos, siempre escasos, al “especializar” un aula como espacio “liberado” para las creencias religiosas, con denominación propia de “Aula de religión”, en una ámbito, la escuela, que debe ser el de la razón, el pluralismo, la objetividad y el conocimiento. Ni siquiera queda legitimada su existencia por el mero hecho de que ese espacio se utilice “generosamente” (¿?) para otros fines escolares, como la asignatura de Alternativa.

Por último, la mera existencia del “Aula de religión” es una manifestación inequívoca (se pretenda o no) de que ese Centro público se decanta a favor de las creencias religiosas (católicas, en este caso), en detrimento de las creencias y convicciones que no son de naturaleza religiosa, ejerciendo una función de proselitismo (se pretenda o no), así como vulnera los derechos constitucionales de libertad ideológica y religiosa, art. 16.1. CE, (libertad de pensamiento, de conciencia y de religión en el derecho internacional) y el de aconfesionalidad del Estado, art. 16.3 CE.

Como ya estableciera el Tribunal Constitucional hace 34 años “en un sistema jurídico basado en el pluralismo, la libertad ideológica y religiosa  de los individuos y la aconfesionalidad del Estado, todas las instituciones públicas y muy especialmente los centros docentes han de ser ideológicamente neutrales”,  STC 5/1981. Y si no cabe duda de que la neutralidad de la enseñanza presupone, por lo demás, la neutralidad de los locales, en cuanto a albergar imágenes o símbolos religiosos o ideológicos, la existencia de toda un “Aula de religión” conculca gravemente la necesaria aconfesionalidad de dicho ámbito público.

2.- Sin menoscabo de todo lo expuesto anteriormente, resulta de todo punto inadmisible y atentatorio contra el derecho fundamental de libertad de conciencia obligar a l@s menores de edad a cursar la asignatura alternativa al adoctrinamiento religioso en el “Aula de religión”. Dicho derecho fundamental se encuentra reconocido no sólo por la CE, sino también por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de 1948 y por el Pacto Internacional por los Derechos Civiles y Políticos, de 1966.

Esta imposición sobre el alumnado de un ámbito físico del que no son partícipes (sino todo lo contrario), por identificarse con creencias religiosas  (particulares ), viola la libre formación de su conciencia, los obliga a compartir un espacio asociado a creencias y convicciones ajenas, cuando no antagónicas, y vulnera los preceptos constitucionales ya señalados.

Pero no sólo conculca el derecho a la libertad de conciencia de l@s menores de edad, en cuanto a que atenta a su derecho a formar su conciencia en libertad, sin coacciones físicas ni ambientales; también atenta contra el derecho de sus progenitores a educar a sus hij@s de acuerdo a principios que se adecúen a sus propias convicciones. Y éstas no pasan, en una gran mayoría de los casos, por creencias de naturaleza religiosa.

3.- En un orden más general de consideraciones, debemos resaltar que la obligación de que se imparta enseñanza de religión en la escuela pública no se contiene en la Constitución Española, sino que se deriva de los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede en materia de “Enseñanza y Asuntos Culturales”, de 1979, así como de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, de 1980.

Así pues, el adoctrinamiento religioso en el ámbito escolar es legal, aún cuando no nos parezca lícito, ni por tanto ético desde la perspectiva de la formación de la conciencia del menor de edad, máxime cuando lo que se pretende es formar su conciencia en libertad y para la libertad. Difícilmente es entendible que el adoctrinamiento religioso sea compatible con el “interés superior del menor”, tal como lo define la Sentencia del Tribunal Constitucional 141/2000, o con el pleno desarrollo de su personalidad, art. 27.2 CE.

Por tanto, el menor tiene derecho a recibir una formación integral que fomente su autonomía, su espíritu crítico y el libre y pleno desarrollo de su personalidad, y para ello, en palabras del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dicha formación debe estar sometida a los principios de objetividad, pluralismo y libertad de crítica. Nada que ver con el adoctrinamiento religioso y dogmático.

Además, de acuerdo con la información recibida, son al menos l@s alumn@s de 4º curso que han optado por no cursar la asignatura de religión los que deben trasladarse a esa “aula de religión”, que contiene símbolos religiosos, para desarrollar las actividades de la asignatura alternativa elegida. Esta circunstancia nos parece particularmente atentatoria contra el derecho de estos alumnos a recibir una formación exenta de toda influencia religiosa.

Por el contrario, el ámbito escolar, que es obligado para l@s alumn@s, debe ser exclusivamente el espacio para los argumentos científicos y racionales, el desarrollo del conocimiento y el juicio crítico, y el pleno desarrollo de la personalidad en el respeto a los principios democráticos y a los Derechos Fundamentales. Y el adoctrinamiento religioso es ajeno a estos objetivos.

Por todo lo cual, la Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid, SOLICITA:

  • La eliminación del “Aula de religión” como ámbito físico específico con tal denominación y uso en ese Centro de enseñanza.
  • Dado que dicha aula es utilizada por parte de alumnos que no cursan religión, deben eliminarse de dicho espacio todos los símbolos religiosos existentes.

 Por último, sólo nos cabe señalar que estamos a su disposición en la Casa de las Asociaciones del municipio, Avda. del deporte, s/n, despacho nº 8. 

 Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid

Rivas Vaciamadrid, a 14 de enero de 2015

Por una escuela pública y laica

El barrio de La Luna necesita un colegio público

Ante la pretensión de la Comunidad de imponer la creación de un colegio privado concertado y de ideario religioso en el barrio de La Luna, la Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid declara que:

  1. El barrio de La Luna tiene necesidad de plazas escolares de enseñanza infantil, primaria y secundaria y los poderes públicos tienen la obligación de satisfacer esta demanda con la creación y puesta en marcha de un centro público y laico, que es el único que puede garantizar un acceso libre, en igualdad de condiciones y oportunidades y sin discriminaciones ni segregación por motivos de creencias, sexo o condiciones económicas.
  2. La Escuela Pública y Laica instruye en saberes comunes fundamentales (científicos y humanísticos), así como en los valores de convivencia democrática y en los derechos y deberes fundamentales. Nos oponemos a una escuela concebida como lugar de adoctrinamiento religioso o ideológico.
  3. Denunciamos la destrucción sistemática de la enseñanza pública que está llevando a cabo el gobierno del PP en la Comunidad de Madrid a favor de la enseñanza privada concertada, predominantemente católica.
  4. Exigimos por tanto la construcción de un centro educativo público y laico en este barrio de Rivas y llamamos a la ciudadanía para que defienda estos principios a favor de una escuela pública y laica, negando su voto a las formaciones políticas que no se comprometan claramente con este objetivo.

Masiva manifestación en Rivas en defensa de la escuela pública y laica

mani1

Desde hace ya un par de años, vecinos, asociaciones y la propia administración local, vienen solicitando a la Comunidad de Madrid, un colegio público necesario para una de las zonas de la ciudad en pleno desarrollo, el barrio de La Luna.

Hace unos meses, desde la parroquia de Santa Mónica, se comenzaron a hacer pre-incripciones para un ‘supuesto colegio religioso’ que en breve se construiría en Rivas, en ese mismo barrio de La Luna. Más tarde, se supo que una institución de carácter religioso ‘los neocatecumenales’ estaban en tratos para comprar una parcela, donde construirían dicho colegio religioso.

Esto a los vecinos les extrañó y muchos expresaron su incomodidad por la posible construcción del citado colegio. Pero de incomodidad pasaron a la desaprobación, cuando se enteraron de que el colegio iba a ser concertado y que el concierto con la Comunidad de Madrid ya había sido aprobado por Lucía Figar, consejera de Educación, incluso antes de que el nuevo colegio, ni siquiera tuviera las licencias para su construcción.

La desaprobación con respecto al uso de dinero público para favorecer una iniciativa religiosa, tornó a indignación total, cuando ha trascendido que el colegio público podría estar condicionado a la aceptación del religios. Y el colmo del remate, es cuando los vecinos y vecinas han sabido que en los presupuestos del año próximo de la Comunidad de Madrid, no hay partida asignada para la construcción de un colegio público en Rivas y en concreto en el barrio de La Luna.

La Asamblea por la Defensa de la Educación Pública, lleva meses recogiendo firmas para la solicitud de este centro público, más de 5.500 lleva obtenidas. Y el consistorio ha lanzado una encuesta online, para que los vecinos opinen sobre ‘público o religioso concertado’ en la que abrumadoramente el público gana ‘por goleda’.

Como culminación de los actos reivindicativos de esta primera etapa la Asamblea por la Educación Pública, convocó una manifestación que recorriera las calles del municipio, este pasado sabado día 22. A la manifestación acudieron varios cientos de vecinos, que con pancartas gritos y denuncias a viva voz, expresaron su nítida opinión a favor del colegio público y la ya clásica reivindicación de que ‘la enseñanza sea pública y laica’.

La Asociación Laica de Rivas, hemos estado participando desde el principio como miembros de la Asamblea, procurando en todo momento que la reivindicación tuviera un carácter además de público, laico.

mani2

Rivas Vaciamadrid, tierra de misión

En relación con la retransmisión de TVE de 3 misas desde nuestra ciudad, mezclado con la problemática del colegio concertado y a propósito de la presencia de algun@s vecin@s ante (y dentro de) la iglesia de Santa Mónica (SM, en adelante), dado lo generalizado de las opiniones, yo quería dar mi particular opinión de todo ello. Insisto, es mi opinión aunque, eso sí, siempre desde una óptica laicista, y no me refiero ni dirijo a nadie en particular. Sólo pretendo hacerme entender.
1.- Como Asociación Laica, ya expusimos el 14 de este mes cuál era nuestra postura acerca de todo ello: a) denuncia de la triple retransmisión, por lo que tiene de adoctrinamiento con recursos públicos y de atentado contra la supuesta aconfesionalidad del Estado; b) denuncia del intento de presionar sobre nuestro Ayuntamiento para que ceda ante la pretensión del colegio concertado católico; c) denunciamos a la Comunidad de Madrid, por esta operación extorsionadora; d) denuncia de los Acuerdos concordatarios de 1979, como origen político de todos los privilegios eclesiales; e) instábamos a que se dirigieran “los tiros” hacia el Gobierno y los partidos políticos que perpetúan esta situación; y f) hacíamos un llamamiento a denuncias y convocatorias unitarias en relación con esta problemática.
Este comunicado lo hemos difundido por todos los medios a nuestro alcance y se ha publicado en la página de Radio Cigüeña y en Zarabanda digital (de momento, que sepamos). Se podría decir más alto, pero no más claro. No conozco ninguna asociación, ni particular, que haya hecho un pronunciamiento de este calibre sobre estos asuntos, en pleno agosto. Hasta la fecha, no hemos recibido ninguna muestra de apoyo.
2.- L@s que llevamos tantos años peleando por el ejercicio de libertad de conciencia y, por lo tanto, de la libertad de expresión, no podemos más que reconocer este ejercicio como un derecho inalienable. No existe otra interpretación desde el laicismo. Este asunto, por tanto, está fuera de discusión. Sólo hago dos puntualizaciones rápidas: a) el derecho de libertad de expresión es para tod@s, también para los que no piensan como nosotr@s, y b) no es ilimitado, acaba donde coarta la libertad de expresión de otr@s.
3.- Nuestra Asociación lleva 8 años denunciando TODOS los privilegios de la Iglesia católica (y de otras religiones, en menor medida) en España. Y señalando los Acuerdos concordatarios de 1979 como el origen de estos privilegios (además del artículo 16 de la Constitución y la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, de 1980). Uno de estos privilegios, y no el más sangrante, es la retransmisión por la TV pública.
Por tanto, nadie con un mínimo conocimiento de la legislación puede sorprenderse, a estas alturas, de que se retransmita una misa desde una parroquia ripense, puesto que los Acuerdos de 1979 firmados entre el Estado y la Santa Sede permite el proselitismo religioso televisado con dinero de todos los contribuyentes (sí, también de l@s ateos, agnóstic@s o indiferentes). A mí me parece tan denunciable tanto si se hace desde una parroquia de Parla, Getafe o Rivas. Salvo nuestra Asociación, en nuestra ciudad no conozco nadie que haya denunciado este hecho públicamente. Aunque ahora, al hacerlo por triplicado y en nuestra ciudad, parece que ha removido conciencias y ha hecho consciente de este problema a algunas personas. Bienvenido sea este proceso de concienciación.
4.- Los privilegios de la Iglesia en este país son tan provocativos (adoctrinamiento en las escuelas, uso de recursos públicos, hospitales, exenciones fiscales, apropiación de propiedades comunales, privilegios simbólicos, connivencia de los políticos, etc) que cualquier persona con un poco de sensibilidad podría estar “reaccionando” continuamente ante tanto desmán.
Llevamos mucho tiempo intentando hacer comprender a tod@s l@s ciudadan@s que millones de personas que no coincidimos con los intereses (económicos y morales) de la jerarquía episcopal estamos siendo agredidos en nuestras conciencias. Personas de todo tipo de creencias (religiosas o de cualquier otra naturaleza), también millones de católicos, perciben cada vez más que lo que la Iglesia católica define como “derechos” son lisa y llanamente PRIVILEGIOS. Y esa agresión la sufrimos sobre nuestras mentes y sobre nuestros bolsillos. Creo que el propio proceso de secularización de la sociedad, junto con el trabajo de l@s laicistas por hacer visibles estos privilegios y agresiones, unido a la presión sobre el poder político, va dando poco a poco algunos frutos. No en vano actualmente los curas, los obispos y la propia Iglesia católica, ocupan los porcentajes más bajos de aceptación popular en los sondeos demoscópicos, al mismo nivel que los bancos. Creo que éste es el camino del laicismo.
5.- Así pues, mi opinión es que desde el laicismo, acciones como la de la iglesia de SM no tienen ninguna utilidad, porque: a) son políticamente estériles, y b) son socialmente desaconsejables. Son políticamente estériles porque apuntan la flecha a un blanco equivocado, la Iglesia, y en el que, además es difícil deslindar si se dirige al obispado, al párroco o a los feligreses. Desde el laicismo pensamos que el origen de los privilegios católicos está en el poder político (llámese partidos, parlamento u órganos jurisdiccionales): ellos firman concordatos y aprueban las leyes, ellos mantienen una Constitución que “obliga” a colaborar con la Iglesia y privilegiar las creencias religiosas; en definitiva, es al poder político hacia el que, fundamentalmente, hay que apuntar la flecha. Estas acciones son socialmente desaconsejables porque no definen a quién (contra quién) se dirige y no permiten deslindar la actuación de la jerarquía católica de los propios feligreses. Seguro que no se dirige contra l@s fieles, pero es fácil interpretar que así es, al irrumpir en un acto de su culto, que tienen todo el derecho de ejercer libremente; por muy pacífico que sea ¿puede dejar de percibirse como invasivo? Ya, ya sé que algun@s podéis pensar que bastante invadidos nos tiene la jerarquía católica y que se lo merecen pero, en mi opinión, no es ese el tipo de actuaciones que hacen avanzar nuestros derechos ni el laicismo. Nosotr@s debemos oponer argumentos políticos a los protagonistas políticos de esos privilegios, más allá de desahogos testimoniales (que no dudo que juegan un importante papel a nivel individual).
La Comunidad de Madrid, en connivencia con el episcopado, está en el origen tanto de la triple misa como del colegio concertado católico. Y nuestro Ayuntamiento está en esa batalla también. ¿Por qué no llevar la protesta ante la Comunidad de Madrid?
6.- L@s laicistas tenemos claro que la lucha por el laicismo está aún empezando (y no es una frase retórica), dado los omnipotentes privilegios de la Iglesia católica y las pocas personas que dedicamos nuestra actividad a hacer avanzar el laicismo y lo que éste representa. Tenemos claro, asimismo, que nuestras “armas” son la discusión, el debate, la extensión de nuestras ideas, la pedagogía y la vista puesta en la unidad de acción y la confluencia con otros colectivos. Es un camino complejo y de ritmo lento, pero algo hemos debido hacer bien en estos últimos años (nosotr@s y Europa Laica), pues la problemática laicista está presente tanto en los programas de los partidos políticos (excepto el PP, claro) que forman el “consenso constitucional”, como en las iniciativas constituyentes. Algo impensable tan sólo hace un lustro.
Es cierto que, a primera vista, no parece una actividad apasionante, ni permite “desahogos” individuales, ni grandes chutes de adrenalina (permitidme la humorada). Pero realizar una exposición sobre laicismo que gira por media España, o promover el laicismo entre escolares de Rivas, con todo el esfuerzo que ello supone, hace más por la comprensión de nuestros derechos cívicos que cualquier otra actividad, por muy “radical” que parezca.
7.- No obstante, si se retransmiten 3 misas dominicales consecutivas desde la misma parroquia de la misma localidad a cargo de nuestros impuestos, y además dicha parroquia es el banderín de enganche para promover un centro de enseñanza adoctrinador de carácter religioso, la cuestión no parece ya tan casual. Cualquier observador externo podría preguntarse por qué la parroquia de SM se ha convertido, de repente, en el epicentro de una potente campaña evangelizadora (católica) y de qué méritos quiere hacerse acreedor su párroco, anunciando con tanta desmesura como agresividad (en términos de marketing) su “buena nueva”. Me vienen a la mente las palabras del ínclito Rouco, tronando contra la “viña devastada por los jabalíes”, que debemos ser tod@s l@s que no estamos de acuerdo con él.
Así pues, una parroquia tan multimillonaria (en euros), tanto en su edificio como en el contenido de su iglesia, pretende “cristianizar” a l@s ciudadan@s de Rivas Vaciamadrid, como si de un territorio de misión se tratara, pero con nuestro dinero, utilizar sus telepredicadores eclesiales con financiación pública y adoctrinar en el catolicismo, con dinero público, a menores de edad. Y ese despilfarro de recursos públicos con fines estrictamente privados, debe ser denunciado permanentemente.
8.- En lo referente a la escuela concertada católica, el párroco de SM, bajo la aparentemente inocua e inocente defensa de la libertad de enseñanza, y en connivencia con la Comunidad de Madrid, que es quien debería dedicar sus esfuerzos a promover la escuela pública, ha realizado un ataque frontal a ésta, que es la única que no adoctrina a menores en creencias religiosas y que no discrimina por motivos económicos ni de sexo. Esta escuela igualitaria es la que debe proveer a tod@s l@s ciudadan@s en materia de enseñanza, y su financiación corresponde a los poderes públicos y tiene su origen en los impuestos pagados por tod@s, sean cuales sean nuestras creencias o convicciones.
Esta es la escuela que el párroco de SM está obstaculizando con sus iniciativas particulares, al promover un centro que adoctrinará a menores de edad con los impuestos de tod@s, bajo el marchamo, eso sí, de la “libertad”. ¿Es eso lo que desean sus feligreses, que esta iniciativa sea, en realidad, un torpedo en la línea de flotación de la escuela pública de Rivas Vaciamadrid? ¿Ignoran los feligreses que el PP chantajea permanentemente con esta actitud a los poderes municipales en la Comunidad de Madrid, obstaculizando la utilización de los escasos recursos públicos para la escuela pública y favoreciendo creencias y negocios privados con los impuestos de TOD@S.
No debería haber libertad para adoctrinar a menores de edad en creencias religiosas, políticas o filosóficas de ningún tipo. Debería protegerse, y garantizarse, de hecho la libertad de conciencia de los menores de edad. La libertad de los padres, todo ejercicio de libertad tiene sus límites: así como no existe libertad para privar a un menor de la enseñanza, tampoco debería existir para forzar su libertad de conciencia, hasta que su madurez le permitiera elegir con conocimiento de causa. Pero si la legislación lo permite, debería financiarse por los particulares interesados, y no retorcer el brazo (y los presupuestos) de las administraciones municipales hasta que suelten el último euro. Esta actitud, además de indigna, es injusta e insolidaria. ¿Es eso lo que defienden los feligreses de SM?
9.- Por todo lo expuesto, creo que lo fundamental en este momento es que, de una forma unitaria, defendamos la creación de una escuela pública en Rivas Vaciamadrid (en el barrio de La Luna) y nos defendamos (y denunciemos por todos los medios) de los intentos de la Comunidad de Madrid y del episcopado de imponer un colegio concertado católico. Todas las demás cuestiones deberían quedar supeditadas a este objetivo. Y en este itinerario debemos confluir con la administración municipal, apoyando cuantas iniciativas realice.
Rivas Vaciamadrid, 26 de agosto de 2014
M. Enrique Ruiz del Rosal

Retransmisión de la misa católica desde Rivas

Comunicado de la Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid

Rivas Vaciamadrid, 12 de agosto de 2014

En relación a la retransmisión por parte de la Radio Televisión Española de la misa católica desde la iglesia de Santa Mónica en Rivas Vaciamadrid durante tres domingos consecutivos de este mes de agosto, la Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid denuncia:

1. La utilización de la televisión pública con fines adoctrinadores a favor de la religión católica en contra de la supuesta aconfesionalidad del Estado que declara nuestra Constitución.

2. Además, estas retransmisiones están dirigidas a presionar a nuestro Ayuntamiento para que acepte las pretensiones del obispado de la zona y la parroquia de nuestra ciudad para que se construya un colegio de ideario católico en nuestro municipio.

3. Extendemos esta denuncia a las autoridades de la Comunidad de Madrid que desde hace años se oponen a cumplir sus obligaciones de dotar de suficientes plazas escolares públicas a nuestra ciudad y por el contrario, aprueban la creación de un colegio católico en Rivas Vaciamadrid, concediéndole un concierto educativo, es decir, dotando a un colegio fantasma con recursos públicos incluso antes de su existencia, incumpliendo además su propia normativa.

4. Pero no nos engañemos, el origen de todos estos hechos está en los privilegios otorgados por el Estado español a la iglesia católica en virtud de los Acuerdos con la Santa Sede firmados en 1979.

5. Creemos que la denuncia debe dirigirse a las fuerzas políticas y al Gobierno de este país y exigir la derogación de estos acuerdos entre la iglesia y el Estado y poner fin así a los privilegios económicos jurídicos, políticos, simbólicos, en materia de Enseñanza y servicios sociales de los que disfruta la iglesia. Esto sería el inicio de la construcción de un auténtico Estado laico.

Hacemos un llamamiento a las organizaciones unitarias en defensa de la Escuela Pública de Rivas para que promuevan una denuncia en esta línea y convoquen a todas las organizaciones y movimientos ciudadanos a sumarse a ella, iniciativa que sin duda contará con el apoyo de nuestra asociación.

Fernando Arias
Presidente de la Asociación laica de Rivas Vaciamadrid