estado-iglesia

El futuro del laicismo en España, tras los procesos electorales de 2015

Por Paco Delgado, presidente de Europa Laica.

Una vez que han concluido todos los procesos electorales de 2015, con los resultados que se han ido dando, se puede tener -inicialmente- un moderado optimismo ante la posibilidad de caminar hacia la separación -real- del Estado de las confesiones religiosas en los próximos años. Por fin y después de casi 40 años.

Pulsa aquí para acceder al artículo completo

¿Quién fiscaliza a la Iglesia Católica?

Un año más, nuestro compañero de la Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid y miembro de la Junta directiva de Europa Laica, Enrique Ruiz del Rosal, publicó en agosto su análisis de la memoria económica de 2013 de las actividades de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Tras este detallado y riguroso análisis, en el que denuncia que la CEE presenta unas cuentas opacas, que recogen, de manera interesada y torticera,  sólo una pequeña parte de los multimillonarios ingresos que recibe la corporación católica del Estado español, reflexiona sobre la complicidad de los diferentes gobiernos que ha tenido nuestro país en los casi 38 años de democracia.

Descarga aquí el documento completo

Análisis de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2013 presentada por la Conferencia Episcopal Española

Informe-Actividades-CEE-2013

Como en años anteriores, Enrique Ruiz del Rosal, miembro de las Juntas Directivas de Europa Laica y de la Asociación laica de Rivas-Vaciamadrid presenta un detallado y riguroso análisis de las actividades de la Conferencia Episcopal Española en 2013 y las fuentes de financiación para dichas actividades.

Descarga el informe completo

La Iglesia no es casta pero es casta

Con fecha 15 de febrero de 2015 eldiario.es publica un artículo de la periodista Ruth Toledano en el que analiza la utilización por parte de algunos curas, obispos o cardenales de los bienes donados a la Iglesia católica (en donación o en herencia) por bienintencionados feligreses. Cita como ejemplos dos casos bien recientes: Por un lado, el cardenal Rouco Varela ha abandonado su residencia en el Palacio Episcopal de Madrid y se ha mudado a un piso de casi 400 metros cuadrados en la calle Bailén, pegado al viaducto, que aseguran fue una donación al Arzobispado de Madrid. Por otro lado, el artículo cita al cura líder de los “Romanones”, Román Martínez Velázquez de Castro, que acabó siendo el titular del 33% de la herencia que la boticaria de Órgiva, en Granada, había dejado a “los pobres”, nombrando a un par de curas de albaceas para que lo repartieran a su criterio y según su voluntad. Se lo quedaron.
Estos y otros muchos privilegios de la Iglesia tienen su origen en el Concordato -aún vigente- firmado por el régimen franquista con el Vaticano en 1953 y en los Acuerdos con la Santa Sede de 1979, que Europa Laica denuncia. En su propuesta ‘Por un Estado laico. Compromiso electoral‘, dirigida a partidos políticos, coaliciones electorales y a toda agrupación de electores que vayan a concurrir a los distintos procesos electorales de 2015, Europa Laica defiende la derogación del Concordato de 1953 y de los Acuerdos de 1979 para poner fin así a los privilegios de la Iglesia católica.

Pulsa aquí para leer el artículo completo.

A mí la legión

¡A MÍ LA LEGIÓN!

Tengo ante mí diversas fotos de prensa de aguerridos soldados levantando o portando cristos en procesiones y me vienen a la memoria tantas otras de militares subiendo o bajando vírgenes o santos en múltiples actos confesionales, peculiarmente denominados “religioso-castrenses”.
Esta simbiosis entre la espada y la cruz es un atavismo medieval de una época en la que el poder político era vasallo del poder clerical y entregaba, y mantenía a la fuerza, a todos los pobladores de un territorio a una religión oficial. La espada, el ejército, era el brazo colaborador necesario en tamaña empresa.
Se podría pensar que no tengo en cuenta que se trata de costumbres ancestrales que han pasado a formar parte de nuestra cultura. Pero no es cierto. No obstante, tengo en cuenta también que hubo un tiempo en que fueron costumbre, y formó parte de nuestra cultura, tener esclav@s, considerar a la mujer un ser inferior y dominado, quemar vivas a las personas en autos de fe y tantas otras perlas “costumbristas y culturales”.
Pero los rasgos culturales evolucionan, y las costumbres también. Prueba de ello es que si nos esforzamos un poco podríamos recordar decenas de tradiciones, estilos de vida, modos de pensar o actuar o instituciones que forman parte de nuestro pasado y que, por tanto, ya no existen. En el ejercicio de nuestra autonomía individual y nuestra libertad de conciencia podemos, y debemos, cambiar las tradiciones, costumbres o instituciones que sean contrarias a la igualdad, a la libertad o que discriminen a las personas en función de sus creencias (sean éstas religiosas o no).
El ejército es una institución pública y, por tanto, representa a tod@s l@s ciudadan@s, sin distinción de creencias o convicciones. Pero cuando “se utiliza” en actos y ritos confesionales (así como cuando éstos irrumpen en ceremoniales castrenses), se convierte en patrimonio de unas particulares creencias (católicas) y queda deslegitimado como institución pública, representativa de tod@s l@s ciudadan@s.
Treinta y tres años de Constitución democrática no han servido, aún, para normalizar esta situación. Y el actual gobierno del PP sigue empeñado en mantener esta práctica que atenta contra la libertad de conciencia, que es antidemocrática y que sigue yuxtaponiendo la espada y la cruz, como en los mejores tiempos de Felipe II.
Tras tantos años de Constitución las instituciones civiles democráticas siguen imbricadas de todo tipo de prácticas confesionales católicas: no sólo en el ejército, sino también en la judicatura, en la escuela, en los hospitales, en las cárceles, no han podido liberarse de esa pesada losa clerical. Y lo que es peor, con la pervivencia de los Acuerdos con la Santa Sede se camina exactamente en sentido contrario.
La disyuntiva no es religión sí, religión no, sino instituciones públicas laicas (no patrimonializadas por ninguna religión), o instituciones confesionales, como sucede en la actualidad con el ejército, los hospitales o las escuelas.

M. Enrique Ruiz del Rosal
Presidente de la Asociación Laica de Rivas

abril de 2012